Los latinoamericanos con cáncer enfrentan brechas en la atención

Los pacientes con cáncer pueden ser más vulnerables al COVID-19 y tener un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves si están infectados. Pero ese no es el único desafío relacionado con el virus al que se enfrentan.

Eso es especialmente cierto para los pacientes con cáncer en América Latina, que encuentran bloqueados el diagnóstico y el tratamiento debido a los desafíos del COVID-19 en el sistema de atención médica.

Algunos pacientes han pospuesto los exámenes de chequeo preventivo o han descartado los síntomas porque les preocupa contagiarse de COVID-19 en una clínica u hospital. Otros han visto sus instalaciones de atención normales cerradas por mandatos gubernamentales o el impacto financiero de las citas y procedimientos cancelados. Un estudio en Colombia, por ejemplo, encontró que casi seis de cada 10 pacientes con cáncer reportaron problemas para acceder a los servicios de salud.

Cáncer en América Latina

Las brechas en la atención no son un asunto menor para la región, que registró alrededor de 1,4 millones de nuevos casos de cáncer en 2018. De hecho:

• El cáncer en América Latina y el Caribe causó más de 670.000 muertes en 2019, según la Iniciativa Mundial contra el Cáncer.

• El cáncer fue la segunda causa más común de muerte en la región y la principal causa en Perú

• Se espera que las muertes por cáncer de pulmón casi se dupliquen para las mujeres latinoamericanas y aumenten en un 50% para los hombres para 2030

Diagnóstico retrasado

La pandemia puede exacerbar los desafíos del cáncer al dificultar que los latinoamericanos reciban un diagnóstico oportuno y la atención adecuada.

En Brasil, por ejemplo, las medidas restrictivas destinadas a reducir el contagio del virus limitaron el acceso de los pacientes a los centros de referencia de diagnóstico en 2020. En respuesta, el número de casos de cáncer documentados en todo el país se redujo en un 35,5% en comparación con el año anterior.

Eso es aproximadamente 15.000 casos de cáncer no diagnosticados por mes.

Bienestar psicológico y emocional

La pandemia también ha afectado el bienestar psicológico y emocional de los pacientes con cáncer. A menudo aislados de la familia y los amigos por los encierros y la auto cuarentena, los pacientes han experimentado un aumento de los sentimientos de miedo, pánico, vulnerabilidad y pérdida de control.

El aislamiento relacionado con COVID también ha resultado en menos pacientes inscritos en ensayos clínicos, un apoyo fundamental para la investigación y la innovación del cáncer.

Promoción y sensibilización

Como se destacó en un seminario web reciente de la Alianza Global para el Acceso de Pacientes, los grupos de pacientes comparten preocupaciones comunes sobre el acceso al tratamiento.

Los representantes de grupos de pacientes con cáncer de Argentina, Brasil, Colombia, México y Canadá acordaron que:

• Los sistemas de salud deben encontrar formas seguras y efectivas de garantizar que los pacientes con cáncer puedan acceder a la atención.

• Los pacientes que eligen quedarse en casa en lugar de buscar tratamiento debido al temor a la exposición al COVID-19 pueden estar intercambiando inadvertidamente un riesgo de salud por otro

• La atención tardía puede permitir que el cáncer de los pacientes empeore y progrese.

A medida que la pandemia hace que la batalla de los pacientes latinoamericanos con cáncer sea aún más difícil, es crucial que los sistemas de salud y los formuladores de políticas den prioridad al acceso a la atención del cáncer.

Sign up to receive updates from GAfPA